Ensayo de Fútbol a gol y sobras. Foto: Alejandro Persichetti

Ensayo de Fútbol a gol y sobras. Foto: Alejandro Persichetti

Este año viene con varias novedades: el Festival Internacional de Artes Escénicas (FIDAE) se desarrollará paralelamente en Montevideo y otros nueve departamentos, del 2 al 16 de octubre, con l20 espectáculos extranjeros y diez nacionales, incluyendo atractivos como el debut en la dirección escénica del cineasta chileno –siempre candidato al Oscar– Pablo Larrain (No, El club,Neruda) y el último trabajo del destacadísimo santiagueño Guillermo Calderón.

El director del Instituto Nacional de Artes Escénicas, José Miguel Onaindia, por segunda vez a cargo del festival, adelantó a la diaria que esta edición pondrá énfasis en los espectáculos con participación conjunta de artistas extranjeros y uruguayos. En esa línea, se realizará una primera coproducción entre el FIDAE y el Festival Internacional de Buenos Aires, a cargo del premiado dramaturgo argentino Mariano Tenconi Blanco, que ya dirigió y escribió dos unipersonales montevideanos, La fiera y Cabalgar(ambos de 2016), y esta vez volverá para estrenar Todo tendría sentido si no existiera la muerte, obra ganadora del premio de nueva dramaturgia Germán Rozenmacher. Según precisó Onaindia, se trata de un interesante texto, con reminiscencias de Manuel Puig, “a través de un particular trabajo sobre el lenguaje y la propuesta escénica, desde un mundo femenino”, y se inscribe en una de las líneas temáticas que se trabajarán en paralelo: la perspectiva de género en el teatro. Junto con la Intendencia de Montevideo, el FIDAE coorganizará jornadas de teatro y género, que serán parte de la programación y en las que participarán Romina Paula, una de las estrellas de la dramaturgia argentina contemporánea, y Carmen Fortaceli, primera mujer en dirigir el Teatro Español, que pertenece al gobierno municipal de Madrid. “Seleccionamos algunos textos que, de forma directa o indirecta, tratan el tema, como es el caso del de Tenconi o el de Santiago Loza”, contó Onaindia, en un adelanto del contenido del segmento de género.

Justamente, en el texto de Loza se basa otra de las coproducciones, entre el teatro español La Abadía y el productor uruguayo Ignacio Fumero Ayo: He nacido para verte sonreír cuenta con el trabajo de los uruguayos Domingo Milesi (asistente de dirección) y Nicolás Rodríguez (a cargo del espacio sonoro). Este espectáculo, sobre el vínculo de una madre y su hijo, se estrenó en marzo en España.

Onaindia dijo que su mayor aspiración es que el FIDAE se convierta en un acontecimiento social, que llegue más allá del público tradicionalmente vinculado con el teatro. Por eso mismo, será la primera vez que llegue a más de la mitad de los departamentos del país, con espectáculos extranjeros que sólo se estrenarán en el interior y otros que se realizarán allí antes que en Montevideo. En esa apuesta, que apunta a un público diverso, habrá lugar para puestas de vanguardia como la que presentarán los italianos Ricci/Forte con Still Life, que según el director es un espectáculo “muy potente y, seguramente, también polémico”, con un renovador tratamiento. Se trata de la obra más reciente de la compañía, que surgió a partir de la conmoción social que vivió Italia cuando un adolescente de 15 años se suicidó, luego de ser acosado en las redes sociales por ser homosexual y decidir vestirse con ropa rosada. Los medios han comentado que es “impúdica”, “cruel” y que se trata de la expresión “más brutal” de Ricci/Forte.

A trabajos vanguardistas como ese se sumarán propuestas de gran nivel dentro del teatro de representación, como la mencionada de Loza He nacido para verte sonreír, espectáculos musicales y un importante segmento de danza, que incluirá al conjunto alemán Cocoon Dance, la prestigiosa compañía catalana Noviembre y los bailarines del grupo afrocolombiano Sankofa, estos últimos con un espectáculo de gran formato que se estrenará en el Auditorio del SODRE.

 

Miradas políticas

El FIDAE contará con una muestra de teatro político “puro y duro” en diversas formas teatrales. Entre las propuestas que la integran está el unipersonal Acceso, a cargo de Larrain, en el que Roberto Farías ofrece, según el periódico chileno La Tercera, “una de las más contundentes interpretaciones de los últimos años”, con un histrionismo que “fascina y sorprende”. Según adelanta eldossier, Larraín vuelve sobre el abuso por parte de sacerdotes: Sandokán es un vendedor ambulante que ofrece distintos productos en los ómnibus, y alguien “atravesado por el único relato posible para su cuerpo: el de un niño abusado. Él necesita vender para subsistir; aunque para eso deba narrar y exponer –de manera inevitable– su biografía”. Así, la obra “presenta a un gladiador urbano que revela señas profundas de un lugar de vida, dolor y goce, acompañado de un lenguaje lumpen, delictivo, atroz y poético a la vez”.

A esto se suma otra de las novedades del FIDAE: el joven y destacado dramaturgo mexicano David Gaitán, que se ha posicionado como uno de los elegidos de la nueva generación. Con sólo 33 años, ha montado más de 15 obras de teatro y escrito más de 20, entre ellas adaptaciones de clásicos como Ricardo III yCrimen y castigo; y en 2010 fue seleccionado como parte del grupo internacional de dramaturgos del Royal Court Theatre de Londres. El martes, Onaindia confirmó que acababan de cerrar el contrato para traer su adaptación de Antígona, que se estrenará en la sala principal del Solís. “Él estará a cargo del montaje, que contará con ocho actores mexicanos y 40 coreutas uruguayos. Y es una Antígona muy especial, porque se trata de una reflexión sobre la realidad contemporánea, que Gaitán ha montado en diferentes distritos de su país con actores locales, y esta implica una integración internacional. De manera que también multiplicamos la presencia uruguaya dentro del propio festival”. Se presenta un juicio en el que Antígona, Creonte, Ismene y Hemón debaten sobre el acontecimiento que ha obligado a Tebas a revisar su concepto de justicia: un entierro ilegal contra las órdenes del rey. En palabras de Gaitán, “lo que se discute no es la verdad, sino su aplicación en la vida pública, a la vez que se utiliza la ficción para hurgar” en la política, la sociología y la filosofía.

 

Teatro leído y lugares no convencionales

En paralelo, se organizará un homenaje al fondo iberoamericano de ayuda Iberescena, que en 2017 cumple 17 años. Junto a las charlas sobre el avance de ese programa, se presentarán tres espectáculos que el año pasado contaron con su apoyo. Uno de ellos es el mencionado He nacido para verte sonreír; y otro es la obra del teatro El Galpón que cerrará el festival, Fútbol a gol y sobras, que toma como base el libro de Eduardo Galeano El fútbol a sol y sombra, a cargo de Federico Guerra, que contará con la dirección del brasileño Fernando Yamamoto. A partir de un largo proceso compusieron esa puesta, con actuaciones de Estefanía Acosta, Chelo Pagani, Claudio Lachowicz, Marcel García, Daniel Cardozo, Dardo Delgado, Ángeles Vázquez, Bernardo Trías, Claudia Trecu y Natalia Castello. Por último, habrá lecturas dramatizadas entre Verónica Mato y la brasileña Lívia Gaudencio: bajo el título Una mirada femenina extranjera, el dúo se presentará en distintos lugares poco convencionales. Esto responde a que el FIDAE se extenderá “a varios espacios alternativos, porque no queremos restringirlo al concepto tradicional de ‘teatro-danza en una sala’. Y por eso mismo incluiremos videoinstalaciones: hay una propuesta muy interesante de Matías Umpiérrez [artista argentino, director del festival Europa + América] sobre los sueños, que se montará en un espacio museístico. Vamos a integrar a espacios como el GEN [Centro de Artes y Ciencias], la Fundación Mario Benedetti, el museo Taranco o el Espacio de Arte Contempráneo, y haremos conciertos de música, porque consideramos que un concierto también implica una dramaturgia”. Entre estos últimos, habrá uno de Jorge Drexler en el Solís, el 4 y el 5 de octubre, asociado con su próximo disco, Telefonía, que será lanzado el 22 de setiembre.

Entre los espectáculos extranjeros, llegarán otros desde Italia, que este año será el país invitado: Made in Ilva, a cargo de la compañía Inestabile Vaganti; y la obra musical-teatral Ho capito che ti amo, en homenaje al famoso cantautor romántico de la década del 60 Luigi Tenco, que se estrenará en San José, “donde hay una colonia italiana muy importante”.

En Paso de los Toros tendrá lugar el estreno del espectáculo español A voz en cuello, del español Sergio Perís-Mencheta (que, además de su trabajo como director teatral, ha tenido una importante trayectoria como actor de cine, teatro y televisión desde fines de los 90): propone un homenaje a Mario Benedetti, mediante una puesta que recrea un programa de radio ficticio en el que se entrevista a ese escritor, con música que se va improvisando durante la obra. No será la única pieza centrada en Benedetti: también se presentará Feos, del destacado dramaturgo chileno Guillermo Calderón, en la que, por medio de una obra de marionetas, se adapta el cuento breve “La noche de los feos”.

Desde Argentina llegará el Ballet Contemporáneo del teatro San Martín, que versionará la Novena sinfonía de Beethoven, con un cuerpo de 36 bailarines y la coreografía a cargo de Mauricio Wainrot. En cuanto a las obras uruguayas, se presentaron 47 candidatas que están siendo seleccionadas por un jurado internacional (integrado por Norka Chiapuso, director de dFERIA, de San Sebastián; Juan Meliá, director del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes mexicanas; Matías Umpiérrez; la actriz chilena Mariel Bravo; la coreógrafa brasileña Deborah Colker, y la francesa Anita Mathieu).

Por otra parte, a lo largo del FIDAE estarán presentes las tres obras de la Comedia Nacional programadas para esas dos semanas: el 2 de octubre, el Festival comenzará con el estreno deOtelo, y luego sumará a su programa Málaga, de Lukas Barfuss, dirigida por Bettina Mondino, y La sospechosa puntualidad de la casualidad, escrita y dirigida por Jimena Márquez.

En cuanto a la especificidad del FIDAE, Onaindia considera que se trata de un festival esencialmente iberoamericano, algo que lo distingue de otros sudamericanos, como los de Santiago y Buenos Aires. “A esto se suman dos particularidades: es el único festival nacional, y, por otro lado, el que intenta convertirse en la vidriera del teatro iberoamericano, que es la dramaturgia con la que los uruguayos conversan de forma más directa”.