El barrio montevideano de Avenida Italia y Francisco Simón –testigo de sus correrías infantiles a finales de la década de 1940- se preparó para recibirlo nuevamente, ya mayor, triunfador en la carrera a la que dedicó su vida en función de su talento desbordante, que lo convirtió en un músico, compositor y percusionista reconocido y admirado por varias generaciones de uruguayos y también fuera de fronteras. Ruben Rada volvió a casa para recibir el cariño de la gente y el homenaje de la Escuela Pública a su tesón y perseverancia para construir su peripecia vital. 

La Escuela N° 13 “Joaquín Mestre” –ubicada en Avda. Italia y Abacú, aunque por su estructura cuenta con varios añejos salones que dan a Francisco Simón, “la parte vieja”, según los vecinos- vistió sus mejores galas para que el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) reconociera al “Negro Rada” -como se auto designa orgullosamente- como la “Moña de Honor 2016”. En dicho local, también funciona –por la tarde- la Escuela N° 48 “Austria”, compartiendo la responsabilidad de atender a la numerosa población escolar del barrio.La “Moña de Honor”, otorgada por el CEIP, es un reconocimiento que tiene un claro valor representativo y simbólico. La distinción se entrega anualmente desde 2012, a uruguayos que pasaron por las aulas de la Escuela Pública, quienes, actualmente se transformaron en referentes para las generaciones de alumnos, y también a quienes crearon y desarrollaron alguna acción fundamental para la educación de los niños.

Anteriormente, la “Moña de Honor” fue otorgada a la atleta Déborah Rodríguez (2012), al Maestro Óscar Washington Tabárez (2013), a la Ingeniera Ida Holz y al Escultor Pablo Atchugarry (2014), y al Ingeniero Miguel Brechner (2015).

La distinción que se otorgó a Rada, está específicamente vinculada con una de las políticas educativas del CEIP, referida a la enseñanza del conocimiento artístico en todas las escuelas públicas, entendida como un derecho inalienable que estimule y contribuya al desarrollo integral del niño.

En este caso, seguramente, la creatividad y versatilidad del “Negro Rada” servirá como estímulo e inspiración para muchos niños que, en la música u otra expresión artística, podrán encontrar un camino valioso que les permita desarrollar sus propios talentos y comunicarse satisfactoriamente con su entorno.

HUBO FIESTA EN EL BARRIO

La mañana se presentó soleada y cálida. Alumnos, padres, maestros, vecinos, autoridades de la educación y del Poder Ejecutivo e invitados especiales, colmaron el patio escolar y las escaleras de que llevan a la segunda planta del edificio.

Reconocimiento merecido

Como habitualmente ocurre en este tipo de celebraciones, los maestros y sus alumnos –desde Inicial a 6° año– se esmeraron en preparar representaciones de diversa índole, basadas todas en la rica obra musical del homenajeado. Por esa razón, estuvo presente el candombe, la murga, y otros ritmos que el prolífico creador fue incorporando a su entrega generosa, al paso de los años, para regalar al alma de su gente.“Este es un reconocimiento a los uruguayos que pasaron por las aulas de la Escuela Pública uruguaya y se transformaron en referentes”, sostuvo la Directora de la Escuela N°13, Maestra Susana Silva, saludando a Rada y recordando su tránsito por el centro educativo al que ingresó en 1949.

“Quiero verlo correr otra vez, como un niño de esta escuela”, dijo visiblemente emocionada la Directora General del CEIP, Magíster Irupé Buzzetti, haciendo hincapié en que actualmente “tenemos arte en esta escuela, que es integral, para niños como Ud. Este es un homenaje para nosotros por tenerlo a Ud.”.

Al agradecer el reconocimiento, Rada se dirigió a los alumnos instándolos a “estar preparados para enfrentar este mundo, que es muy distinto al que yo viví”.

 

UNA TRAYECTORIA EJEMPLAR

Omar Ruben Rada Silva nació en Montevideo el 16 de julio de 1943. Popularmente conocido como “el Negro Rada”, es uno de los cantantes, compositores y percusionistas uruguayos que cuenta con una de las más ricas y coloridas trayectorias.

Festejando juntos

En la década de 1960, junto a Eduardo Mateo, creó El Kinto, banda pionera en ejecutar candombe con instrumentos eléctricos, e impulsora de lo que más tarde se conocería como “candombe-beat”, una mezcla de rock psicodélico, candombe, música brasileña y otros estilos.En 1970, el rock con raíces negras fue el sonido de Tótem, banda previa a otra que marcó un hito en la música nacional: Opa, conformada por los hermanos Hugo y Osvaldo Fattoruso y Ringo Thielmann, con quienes generó un lenguaje musical jazzero y uruguayo a la vez.

En cuanto a su carrera como solista, comenzó en 1969, cuando representó a Uruguay en el IV Festival Mundial de la Canción de Río de Janeiro, con el tema “Si te vas”. En ese año, con la gran popularidad lograda por su canción “Las manzanas”, grabó su primer álbum solista, titulado “Rada”. Desde entonces, siguió produciendo, grabando alrededor de 40 discos solistas, muchos de ellos,  considerados como clásicos de la música nacional.

Como en las oportunidades anteriores, al finalizar la ceremonia de entrega de la “Moña de Honor 2016” se descubrió una gigantografía del artista que permanecerá definitivamente en la Escuela N° 13 “Joaquín Mestre”, como recuerdo de sus logros y de su trayectoria.