Yo cinco…

Liceo Dámaso Antonio Larrañaga. Foto: Javier Calvelo/AdHoc Fotos

Cinco obras de arquitectura serán designadas Monumento Histórico Nacional esta semana. Repasamos cuáles son y dónde quedan.

En el marco de los festejos del Día del Patrimonio, la Facultad de Arquitectura hará entrega a la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación del trabajo realizado en convenio de ambas instituciones, “Identificación y selección de exponentes de la Arquitectura Moderna a ser incorporados en la lista de bienes patrimoniales”, y se designarán cinco obras modernas de arquitectura como Monumento Histórico Nacional.

La designación de estas nuevas obras se realizará el miércoles 16 de setiembre a las 11.00 horas en el Salón de Honor, Intendencia de Florida.

Del evento participarán la ministra de Educación y Cultura María Julia Muñoz, el intendente de Florida Carlos Enciso, el director de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación Nelson Inda y el decano de la Facultad de Arquitectura Gustavo Scheps.

Las obras que serán designadas monumento histórico nacional son:

1.- “Cooperativa Isla Mala”, localizada en la Villa 25 de Mayo de Florida

El proyecto arquitectónico es de 1966 -previo a la creación de la Ley de Vivienda- y fue realizado por el arquitecto Mario Spallanzani. Con la colaboración del Ing. Zaffaroni implementando un sistema constructivo novedoso y tradicional. Tecnología artesanal y prefabricación en el sitio se aunaron para el éxito de la propuesta. La disposición de las viviendas es sumamente original, con un esquema radial que da como resultado terrenos individuales trapezoidales que se ensanchan hacia el fondo.

 

2.- Liceo de Rosario “Agustín Urbano Indart Curuchet”, localizado en Colonia

El edificio, proyectado en el año 1968 por los Arqs. Bergamino y Brun, como funcionarios del actual Ministerio de Transporte y Obras Públicas, se resuelve en una única planta en T, con una formalización relevante. La importancia del volumen, la calidad de la obra, y la relevancia otorgada por el equipo de arquitectos a los espacios de interacción social del liceo convierten a este edificio en un referente local por el que han pasado, asimismo, varias generaciones de estudiantes.

 

3.-Liceo No.3 “Dámaso Antonio Larrañaga”, localizado en Montevideo

El edificio, proyectado en el año 1951 por el Arq. José Scheps, como funcionario del actual Ministerio de Transporte y Obras Públicas, se localiza en un predio extenso, y lejos de pretender destacarse en el contexto urbano, opta por una actitud respetuosa brindando una imagen a escala humana.

Presenta una configuración abierta y asimétrica. La calidad espacial de los patios y los vínculos entre los espacios interiores -sobre todo los espacios de recreación- y los exteriores son un diferencial que será reiterado en los proyectos de ese tiempo, mutando hacia otras formas de vínculos pero conservando la esencia del concepto. Apela a un léxico formal que no responde a códigos de una sola tendencia.

 

4.-Club San José, localizado en la Ciudad de San José

El Club San José fue proyectado por los Arqs. Ildefonso Aroztegui y Daniel Bonti como colaborador, ganadores del concurso realizado en 1955 para la construcción del Edificio Sede de la Institución.

El Club San José es, junto a la sucursal 19 de Junio del Banco República, la máxima expresión de la concepción espacial de Aroztegui fundamentada en las conexiones entre los distintos niveles. La obra, en síntesis representa las inquietudes y referencias internacionales de la arquitectura de la mitad del siglo pasado tanto en sus valores formales como culturales.

 

5.- Liceo No.1 Brigadier General Manuel Oribe, localizado en Florida

El edificio, proyectado en el año 1961 por el Arq. Agustín Carlevaro, como funcionario del actual Ministerio de Transporte y Obras Públicas, se implanta en un amplio predio verde y se estructura a partir de dos bloques lineales perpendiculares entre sí, orientados de norte a sur y de este a oeste. La figura de una cruz latina da cuenta de la importancia asignada al estudio del eje heliotérmico para definir la implantación más adecuada desde el punto de vista del asoleamiento y acondicionamiento natural.

La transparencia que hace posible el sistema estructural -cuyo valor plástico se revela en detalles como el revestimiento de los pilares con pastillas venecianas- no se limita a la envolvente exterior, sino que también se manifiesta al interior, donde a la generosidad espacial se suma la fluidez aportada por recursos como las fajas continuas de banderolas en lo alto de los tabiques entre corredor y aula, con el efecto beneficioso que conlleva una adecuada ventilación cruzada.

(Información del MEC)

 

Ver nota en el portal